Extremerinas es un proyecto que nace en 2014, concebido en colaboración con la coordinadora de proyectos en la Asociación Trashumancia y Naturaleza, Concha Salguero.

De nuestra pasión compartida por revalorizar la maravillosa lana merina de la dehesa extremeña surge esta idea a la que se unió la colaboración de la Ganadería Cabello- Bravo, (Siruela, Extremadura), que puso a disposición del proyecto varios kilos de lana, con la que diseñé las primeras piezas.

El resultado fue una creación de diseño de interior de alta calidad, funcional y práctica: Las mantas para sofá. Lo que las hace únicas es que están tejidas utilizando la técnica Jacquard, que permite obtener diseños a dos caras, jugando con los colores naturales de la lana, blanco crudo de la merina blanca, y marrón oscuro de las excepcionales merinas negras, que además se encuentran en peligro de extinción.

La lana blanca

La lana blanca de todos los productos proviene del rebaño que gestiona la Asociación Trashumancia y Naturaleza en reivindicación y apoyo a la trashumancia como elemento clave en la lucha contra el cambio climático y la supervivencia de espacios y especies, entre ellas, la humana. Se ha comprobado además que, como reza la tradición, la lana trashumante es de una calidad y características especiales. Es un material único.

La lana negra

La lana negra utilizada en las  mantas y prendas proviene íntegramente de las ovejas merinas negras, una raza que se encuentra actualmente en peligro de extinción, criadas de forma ecológica en la dehesa extremeña por la familia Cabello-Bravo, en la localidad cacereña de Siruela.

Manta de lana merina

La fabricación de las mantas, desde el lavado de la lana hasta el acabado, se lleva a cabo íntegramente en España, combinando técnicas artesanales (lavadero y batán) con técnicas modernas (telar digital de Jacquard), criterios que considero imprescindibles.

A partir de la experiencia adquirida en la producción de mantas, he ido desarrollando más productos de lana e incorporándolos a la colección, con la premisa de “tirar siempre del mismo hilo” que unifica el estilo de toda la gama de mis productos.

La lana merina tiene cualidades fuera de serie: Es termo-reguladora, aislante, repele el agua, es suave, duradera, natural, no pesa, transpira, y es muy adecuada para bebés y personas alérgicas a sustancias químicas. Es un material 100% sostenible y biodegradable, y se encuentra en abundancia en España, por lo que la materia prima es de producción local y evita tener que importarla de lejanos países, ahorrando muchas toneladas de emisiones contaminantes.

Ovejas merinas de la dehesa extremeña

Los rebaños de ovejas merinas de Extremadura se crían en su medio natural, que es la dehesa, pastoreando en libertad, en condiciones idóneas de bienestar animal y disfrutando de una serie de beneficios que repercuten en la salud de su población y en los ecosistemas de la zona.

Este pastoreo extensivo y sostenible ayuda a combatir el cambio climático: Acumula carbono en el suelo, previene incendios, mantiene los suelos sanos, combate la erosión, mejora el ciclo del agua y reduce el consumo de piensos industriales causantes de muchas emisiones de gases de efecto invernadero. Es pues una herramienta  de “tecnología punta ancestral” y las ovejas trashumantes funcionan como “lanzaderas de biodiversidad” para la dispersión genética: ¡Cada una puede transportar en su lana, pezuñas y deposiciones una media de unas 4.500 semillas al día!

Los rebaños, además, han creado los valiosos hábitats donde viven otras especies en peligro de extinción, que sin pastoreo desaparecerían. Las ovejas mantienen día a día ecosistemas de alto valor natural reconocidos y protegidos por la Red Europea Natura 2000, que alberga especies únicas en el planeta y que ha contribuido a que el mundo mediterráneo sea uno de los “puntos calientes de biodiversidad” del planeta. Además, el pastoreo ha esculpido paisajes únicos de excepcional belleza y ha conformado una cultura milenaria rica en folklore, arquitectura popular, gastronomía e Historia.

Hasta Madrid

Por todas estas razones, el rebaño de Asociación Trashumancia y Naturaleza cruza el centro de Madrid cada año en su camino trashumante atravesando España, poniendo de manifiesto el enorme valor de los rebaños de extensivo de oveja merina y su papel en la conservación de nuestra riqueza natural y humana.
Es necesaria la construcción de una agricultura y ganadería nuevas, que produzcan alimentos y ecosistemas sanos, y que revitalicen las economías rurales basándose en sistemas sostenibles que cuiden tanto a las personas como al planeta y aseguren el bienestar de las futuras generaciones.

Y en este nuevo orden, las ovejas de la dehesa extremeña están en cabeza de salida.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies
Abrir chat